Lentillas Semirrígidas o Permeables

Las lentillas rígidas permeables al gas también se llaman “semirrígidas” para poder diferenciarlas de las lentes rígidas (duras).

Tanto las lentes de contacto rígidas clásicas como las semirrígidas están fabricadas con un material que se llama polimetilmetacrilato (PMMA) que es un tipo de plástico transparente. Las lentes rígidas son las que surgieron primero. El principal problema de esas lentillas era que el ojo no recibía la cantidad de oxígeno suficiente. Para solucionar este problema, se crearon las lentillas semirrígidas, que aunque estaban hechas del mismo material incluían además silicona. La silicona las hace más flexibles y permite que el ojo se pueda oxigenar mejor.

La principal desventaja de las lentillas semirrígidas es que debido al material del que están hechas suelen ser menos duraderas que las lentillas rígidas. Asimismo y debido a sus componentes es más fácil que se ensucien y que se les adhiera suciedad y bacterias. Debido a esto, las lentillas semirrígidas suelen necesitar más cuidado e higiene que las rígidas clásicas.

Las lentillas semirrígidas son ideales para aquellas personas que tienen poca producción de lágrimas. Esto se debe a que al no tener agua entre sus componentes y no absorber agua, no resecan el ojo.

Con las lentes semirrígidas la probabilidad de que aparezca conjuntivitis es también mucho menor.

Comments are closed.