Lentes de Contacto – Lentillas Desechables

Desde que surgieron las primeras lentes de contacto hasta nuestros días, los avances técnicos en el campo de la oftalmología han sido constantes. Actualmente existen varios tipos de lentillas, entre los que cabe destacar las lentillas blandas desechables.

La vida útil de las lentillas de contacto desechables puede variar de una marca a otra.  Algunas se pueden utilizar una semana mientras que otras pueden utilizarse hasta alrededor de 3 meses.  El término “lente de contacto desechable” es amplio, y en el mismo encajan distintos tipos de lentillas.   El concepto “desechable” significa usar y tirar, aunque esto no es siempre el caso. En función de la cantidad de agua presente en la lente, se podrá utilizar más o menos tiempo seguido.

Ventajas de las lentillas desechables:

  • Las lentillas desechables se caracterizan porque tienen un mayor contenido de agua y porque son mas blandas. Esto hace que resulten más cómodas para el ojo y que éste puedan oxigenarse correctamente mientras las lleva puestas.
  • Las lentillas desechables permiten que el ojo se encuentre más humedecido e hidratado. Debido a esto, son especialmente adecuadas para aquellas personas que trabajan mucho tiempo frente a un ordenador o que fijan la vista mucho tiempo. También son adecuadas para personas que trabajan o viven en ambientes muy climatizados que podría provocarles la pérdida de humedad.
  • Con las lentes de contacto desechables, existe una menor probabilidad de que se surjan infecciones e irritación en los ojos que con el uso de las lentes comunes. Esto se debe a que su tiempo de vida útil es menor y por tanto hay una menor probabilidad de que se dañen, contaminen o se ensucien con partículas.
  • Las lentes de contacto desechables requieren menos cuidados y limpieza. Por ello, son adecuadas para personas que disponen de poco tiempo o que no son constantes en la limpieza.

Desventajas  de las lentillas desechables.

  • Una de las principales desventajas de las lentes de contacto desechables suele ser el coste. El hecho de tener que comprar continuamente nuevas lentes genera a la larga unos gastos más elevados que si se hubieran comprado lentes más duraderas.
  • Las lentillas desechables requieren que la persona esté permanentemente pendiente de renovarlas y comprar lentes de contacto nuevas.  Si no lo hiciera, podrían aparecer molestias en los ojos.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR